Agencia Móvil

       

Sun03242019

Última Actualización10:20:29 PM GMT

Back Fabricantes Fabricantes de Teléfonos Móviles Apple Análisis y opinión iPhone XR

Análisis y opinión iPhone XR

Diseño del iPhone XR

¿Estás pensando en comprar un iPhone de este año? Entonces, has de saber que solamente tienes dos opciones: comprar el iPhone XR si no te quieres gastar más de 1.000 euros, o comprar el iPhone XS o iPhone XS Max... si estás dispuesto a desembolsar más de 1.000 euros. Si tu caso es el primero, entonces este análisis del iPhone XR te interesa

 

Empecemos por dejar varias cosas claras. ¿Qué es el iPhone XR? Desde luego, no es el iPhone barato. A diferencia de lo que sí ocurría con aquel iPhone 5C del año 2013, que más o menos sí era la versión "barata" del iPhone 5S de aquel año (costaba 599 euros, frente a los 699 euros del modelo superior), en esta ocasión no se puede tildar de barato un móvil cuyo precio parte de los 859 euros. Por mucho que sea más asequible que el iPhone Xs, que arranca en los 1.159 euros (y, por lo tanto, la diferencia de precio es mayor incluso que en la generación del año 2013), no es barato.

 

Es importante dejar claro ese aspecto porque, a la hora de hablar de opiniones del iPhone XR, hay que tener en mente que estamos ante un teléfono que cuesta lo mismo (e incluso más) que cualquiera de sus competidores de gama alta del mundo Android. Puede que no sea equiparable en cuanto a interfaz o rendimiento, pero sí le podemos exigir como mínimo el mismo resultado en otros apartados tales como la cámara, la autonomía o la pantalla.

De cualquier forma, no vamos a comparar el iPhone XR con un Galaxy S9+, un Huawei Mate 20 Pro o un LG V40 ThinQ, porque son dos mundos completamente diferentes. Lo vamos a comparar con los anteriores iPhone, y también con las sensaciones que nos transmitió el análisis del iPhone XS Max. De esta forma, sabréis qué diferencias hay entre ambas familias, y os resultará más sencillo acertar en vuestra elección.

 

Las características principales del iPhone XR pueden resumirse en una pantalla IPS LCD de 6,1 pulgadas (no os alarméis por el tamaño de la pantalla: gracias a su diseño "sin"* marcos (más tarde os explicaremos el motivo del asterisco), es más pequeño que un iPhone 8 Plus), el procesador A12 Bionic, una única cámara principal de 12 megapíxeles, Face ID y, como decíamos, un precio que arranca en los 859 euros. Esa es la carta de presentación de este iPhone.

 

El iPhone que Apple quiere que compres... si eres joven

Para no andarnos con rodeos, vamos a dejar las cosas claras desde el principio: el iPhone XR es un teléfono orientado hacia el público joven. ¿Por qué lo decimos? Id hasta la página de compra de Apple.com, probad a configurarlo y fijaos en los colores en los que podéis comprarlo: además del blanco y el negro, veréis un azul, un amarillo y un rojo, además del modelo Red. Azul, amarillo y rojo: colores atrevidos nunca vistos en un iPhone más allá del iPhone 5C.

 

Esa variedad en la paleta de colores, sumada al precio más bajo (es caro, sí, pero no deja de ser más asequible que el iPhone XS), dejan bastante claras las intenciones de Apple con este modelo. Pero que esté orientado hacia un público joven, y que sea más barato, no quiere decir que sea peor que sus hermanos mayores: su cuerpo también tiene un marco metálico (pero es de aluminio, y no de acero como en los XS), y la parte trasera está cubierta con una capa de cristal.

El iPhone XR es un móvil cómodo de usar en el día a día. Pesa relativamente poco (194 gramos), y tiene un tamaño que está a medio camino entre lo que hasta ahora era la diferenciación entre el iPhone "normal" y el iPhone Plus de cada año. Te resultará fácil utilizarlo independientemente de si prefieres los móviles grandes o los móviles de tamaño estándar, porque está en el medio de ambos conceptos.

De la posición de los botones físicos y otros elementos destacables de este iPhone no hace falta que os hablemos en detalle porque ya lo conoceréis más que de sobra: a la izquierda están los botones de Volumen y el interruptor de Silencio, mientras que a la derecha está el botón de Encendido. Abajo tenemos el puerto Lightning, y no, no hay minijack.

 

Un detalle del diseño de este iPhone que no me ha gustado es la posición del altavoz. Está abajo a la derecha, en una posición en la que casi siempre lo acabas tapando con el dedo meñique cuando sujetas el teléfono en vertical. Por ello es muy complicado escuchar música o un podcast mientras por ejemplo estás revisando tu feed de Instagram, y acabas teniendo que hacer malabares para que se escuche bien el audio sin que se te caiga el móvil de las manos.

Pero ante todo, lo que de verdad es criticable en este iPhone de 2018 son los enormes marcos de la pantalla. El sobresalto que nos llevamos al encender por primera vez el teléfono y ver los gigantes marcos que tiene a su alrededor la pantalla fue mayúsculo: veníamos de probar el XS Max, y hay un mundo de diferencia entre los marcos de uno y otro. Las fotos no llegan a transmitir el verdadero grosor que estos marcos tienen en la realidad.

Buena muestra de lo que decimos está en la relación de pantalla respecto al frontal del iPhone XR: es de un 79%, respecto al 82,9% del iPhone XS. Es tan solamente un tres por ciento de diferencia, pero en la práctica ya os decimos que se nota mucho más. Es cierto que te acabas acostumbrando a ello, pero es un detalle que en cualquier otro móvil de casi 900 euros –cualquier otro que no se llamara iPhone– no perdonaríamos bajo ningún concepto. No a las puertas del 2019.

 

Buena pantalla con dos grandes ausencias

La pantalla del iPhone XR incorpora un panel de 6,1 pulgadas con resolución de 1.792 x 828 píxeles, y se trata de un panel IPS LCD que viene en el formato de 19,5:9. Es una buena pantalla, eso ya os lo decimos de antemano (le podemos dedicar todas las buenas palabras que le dedicamos al análisis del iPhone 8 Plus), pero tiene dos grandes ausencias. Dos grandes ausencias, y un pequeño defecto.

Esa es una de las dos ausencias. La otra es la falta del 3D Touch: este móvil no tiene esta tecnología, de forma que si venís de un iPhone con 3D Touch vais a echar en falta comodidades tales como marcar como completar un recordatorio desde la pantalla de bloqueo o previsualizar un enlace en Twitter sin necesidad de abrirlo en el navegador. Son detalles que se echan en falta.

 

Como decíamos, son dos ausencias y un defecto: la crítica del defecto va hacia el tratamiento oleofóbico de la pantalla. Esta pantalla atrae en exceso las huellas, y éstas se quedan fácilmente marcadas tras unos pocos minutos de uso. Y ni siquiera es suficiente con frotar la pantalla contra una prenda de ropa, ya que hay que hacer mucha fuerza para que las huellas desaparezcan. Eso en los iPhone XS no pasa

ero ni siquiera todo lo anterior quita lo que ya dijimos en su día de la pantalla del iPhone 8 Plus, que en términos generales es similar a la que incorpora este teléfono. Apple tiene ya muy pulido su dominio de la tecnología IPS LCD, y este XR no es una excepción: la imagen se ve muy bien, y no tenemos ninguna queja en ese sentido. Buenos colores, un contraste vivo y un brillo suficiente para todas las situaciones.

 

Es una pantalla que te permite disfrutar con la máxima calidad tanto de las películas/series como de los juegos, ya que la imagen se ve francamente de diez. La tecnología Liquid Retina tiene mucho que ver en todo esto, y como decimos desde hace años Apple no defrauda en cuanto a la calidad de imagen de sus pantallas.

Como suele ser habitual en Apple, no existen demasiadas opciones de personalización en cuanto a los modos de color de la pantalla. Desde los ajustes del teléfono, lo único que podemos activar es el Night Shift –un modo que suaviza los blancos para evitar la fatiga ocular durante la noche– y el True Tone, que es una tecnología heredada de aquel iPad Pro de 2016 que ahora ya se ha convertido en un estándar también en los iPhone y que permite que la pantalla adapte automáticamente la temperatura de color en función de la situación.

Por supuesto, no nos vamos a olvidar de mencionar los resultados de nuestras pruebas de laboratorio de la pantalla del iPhone XR. Lo primero que llama la atención es que, tal y como era de esperar, el brillo de la pantalla del XR es muy inferior al del XS Max: de media, nos da 567 lux, muy lejos de los 843 que alcanzó de media la pantalla de su hermano mayor –recordad que podéis leer su análisis aquí–.

al y como ya os dijimos en la prueba del XS Max, no hay nada nuevo que os podamos contar sobre la ceja de los iPhone: te acostumbras a ella tras unas pocas horas de uso, y está muy bien integrada en la interfaz, de forma que las notificaciones se muestran donde tienen que mostrarse y nada interfiere en su posición.

n cuanto a Face ID, que es precisamente la razón de ser de la ceja de los últimos móviles de Apple, en este modelo de iPhone os podemos decir que el reconocimiento facial funciona bien en la inmensa mayoría de las situaciones. El iPhone XR tiene exactamente la misma tecnología que el Face ID del X, así que todo lo que dijimos de ella en nuestro análisis del iPhone X se aplica también a esta prueba.

 


En la cámara han apostado por una única lente

Dejemos una cosa clara: que un móvil incorpore una única cámara no es algo malo, y si no, que se lo digan al Pixel 3 XL de Google (echad un vistazo a este reportaje: Esta es la (única) cámara con la que Google quiere dominar la fotografía con el Pixel 3 XL). Las cámaras duales, triples e incluso cuádruples ya son tónica habitual en el mercado, pero eso no quiere decir que debamos descartar la compra de un móvil por el simple hecho de que tiene una sola cámara: si lo hiciéramos por ejemplo con este iPhone XR, estaríamos cometiendo un gran error.

 

El iPhone XR incorpora una única lente de 12 megapíxeles (f/1.8). Pero hace tiempo que los megapíxeles ya no significan nada, de manera que decir eso y nada viene a ser lo mismo. Lo que sí merece la pena destacar de las especificaciones de esta cámara son tres cosas: sí tiene Smart HDR (como sus hermanos mayores), graba a 4K y, pese a no tener una segunda lente, también hace fotografías de modo retrato.

La experiencia que hemos tenido con la cámara de este terminal ha sido, en términos generales, buena. No tan buena como cuando estuvimos usando la cámara del iPhone XS Max, pero buena. Esa segunda cámara se echa de menos ya no tanto en términos de calidad, que también, pero sobre todo por lo práctico que resultaba en muchas situaciones poder hacer doble zoom con un toque en la pantalla sin necesidad de andar realizando el gesto de la pinza con una mano mientras con la otra sujetas el móvil en horizontal.

 

Pero dejando aparcados a un lado los conceptos prácticos, en el día a día lo importante es que la cámara se comporta realmente bien. Las fotografías que hemos conseguido hacer con ella están a la altura de lo que le pedimos a la cámara de un flagship en 2018, y aunque en ciertos casos las imágenes pecan en exceso de saturación, en términos generales los resultados son merecedores de un notable alto.

 

Book reviews

HTML 5 for Web Designers

HTML5 is the longest HTML specification ever written.

In this brilliant and entertaining user’s guide, Jeremy Keith cuts to the chase, with crisp, clear, practical examples, and his patented twinkle and charm.